Etiquetas

, , ,

Esta semana, la película Disney escogida es aquella que vosotros habéis elegido en nuestra encuesta de la semana pasada : Aladdín (1992)

Al igual que la Bella y la Bestia y El Rey León,  Aladdín pertenece a la época conocida como el Renacimiento de Disney, época con la que consigue salir de la crisis de iniciativa e invención producida tras la muerte de Walt Disney por medio de la  mezcla entre la animación clásica y  la hecha por ordenador.

Aladdín está basada en un cuento popular Aladino y la lámpara maravillosa, cuento árabe del libro Las mil y una noches  e influenciado por la película El ladrón de Bagdad (1940)

Aladdín es un joven pobre de la ciudad de Arabia que  con su amigo el mono Abú, roban para sobrevivir. Son unas ratas callejeras, perseguidos por la justicia pero  que verán cambiada su suerte cuando Aladdín encuentra la lámpara mágica donde habita Genio, quien le promete tres deseos y que pronto se convertirá en su amigo. Con ayuda de Genio, Abú y Alfombra y su ingenio, Aladdín conseguirá  estar junto a su enamorada la princesa Jasmine y derrotar al visir real Jafar poderoso hechicero que desea ser el Sultán

Es una historia de amor, de un amor tradicionalmente imposible, una princesa y un plebeyo, pero que gracias a la nobleza, la bondad y el valor, traspasa las fronteras. Además es una  película ejemplo de la lucha entre lo bueno y lo malo, donde estos se diferencian con claridad: de la bondad, la amistad y el amor contra el egoísmo, la hipocresía y la ambición del visir Jafar quien no duda en engañar y utilizar por conseguir sus fines.

Pese a tener un fondo más simple del que Disney nos tiene acostumbrados pues es fácilmente reconocible,  el humor con el que nos brindan los personajes (sobre todo Genio) la hace una de las más divertidas películas que Disney ha creado, y la termina de consagrar como un clásico imprescindible en la niñez de cualquier persona.

La película es acompañada, como es habitual en Disney, por una banda sonora ganadora de dos Oscar (mejor banda sonora y mejor canción original, Un mundo ideal) que anima en todo momento el film y que ayuda al desarrollo de la historia convirtiéndose en un elemento imprescindible de la misma.

Por otro lado a nivel técnico, hay que fijarse en cómo Disney logra definir la personalidad de los personajes Abú y Alfombra, solo con la animación pues en ningún momento dicen palabra alguna, hecho muy difícil y en mi opinión espectacular.

En definitiva, es una película fomentadora de los valores que todo niño debería  tener: amistad, valor, honestidad, amor… y que no deja insatisfecho a nadie, pues los adultos pueden deleitarse con la belleza del amor sincero de los personajes, de la inocencia del Sultán, de las canciones maravillosas y del humor presente en cada momento de la misma.

Bárbara Cañuelo Prada

Anuncios